El blog de Javier García Aranda

Javier García Aranda – noviembre 2015

En la primavera de 2014, un año después de haber dejado de ejercer profesionalmente como técnico de deportes, expresaba mi preocupación porque, a causa de la dichosa crisis o con la excusa de su existencia, quedaran arrinconados sine die proyectos relevantes para el deporte guipuzcoano y vasco.

Así mismo, manifestaba el temor de que, dada la escasa vocación innovadora de quienes dirigen el deporte (limitación que no se circunscribe al ámbito guipuzcoano y vasco), hubiera ideas interesantes para el futuro del deporte que nunca llegaran a conocerse o lo hicieran como meras especulaciones y no como propuestas para el debate político.

No obstante, desde la certidumbre de que buena parte de esos proyectos e ideas estaban a disposición de quienes tenían responsabilidades en el deporte, remataba la reflexión proponiendo dar tiempo al tiempo y ver el desarrollo de los acontecimientos.

Desde mi punto de vista, ya ha pasado el tiempo suficiente. Y una gran parte de esos proyectos e ideas han caído en el olvido, sin que hayan sido reemplazados por otros mejores o no habiendo sido sustituidos por proyecto ni idea alguna.

Es prácticamente imposible llevar adelante proyectos de calado para el futuro del deporte sin los recursos de que disponen las administraciones públicas y sin que agentes del deporte se involucren en su desarrollo y ejecución. Pero se puede seguir PENSANDO EL DEPORTE y planteando ideas que, en algún momento, en algún lugar, alguien pueda desarrollar y utilizar para el diseño de políticas públicas o proyectos de liderazgo deportivo.