El blog de Javier García Aranda

HISTORIAS DE ANOETA

Javier García Aranda – 2014

Cuando a finales de los años 80 se proyectó el actual conglomerado de instalaciones deportivas que conforman el complejo deportivo de Anoeta, se presumía de que se trataba de la mayor concentración de instalaciones para el deporte de alto rendimiento del estado español, con excepción de las previstas para los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992.

Desde entonces han pasado más de 20 años. La perspectiva que da el tiempo permite valorar aciertos y errores. Como se dice popularmente, después de visto, todo el mundo es listo. Pero entre los fallos cometidos en Anoeta (unos ya han sido admitidos y otros todavía no) hay algunos que podrían -y deberían- no haberse cometido por una sencilla razón: no hacía falta que pasaran veinte años para que se certificaran como errores, porque ya entonces había datos suficientes para saber que algunas de las decisiones tomadas eran erróneas.

No se trata de hacer ahora un juicio histórico de aquellas decisiones y mucho menos de quienes las tomaron o las aceptaron. Pero, dado que el estado del complejo de Anoeta pide a gritos una revisión en profundidad y, en particular, está en candelero la remodelación del estadio en el que juega la Real Sociedad, parece pertinente poner sobre la mesa datos, informaciones o, incluso, opiniones que contribuyan a evitar que se cometan los mismos o parecidos errores de hace 20 años y a posibilitar que se enmienden algunos de los cometidos.

En todo caso, espero que, cuando menos, alguna de estas “Historias de Anoeta” sirva para que no se cuenten milongas cuando se pretenda explicar por qué se toma o se deja de tomar una decisión.


 

Estadio de Anoeta: RIEN NE VA PLUS

Javier García Aranda – diciembre 2015

Nunca lo he escuchado en directo, pero la literatura y, sobre todo, el cine han popularizado la imagen del crupier lanzando la bola de la ruleta y, cuando ésta comienza a caer hacia el número ganador, pronunciando la frase definitiva: RIEN NE VA PLUS.

También en lo que respecta a la remodelación del Estadio de Anoeta los argumentos están sobre la mesa. Se ha acabado el tiempo de la deliberación. Y, al parecer, la suerte está echada: NO VA MÁS.

Acceso a ESTADIO DE ANOETA: RIEN NE VA PLUS

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?


El Estadio de Anoeta ¿debe seguir siendo municipal?

Javier García Aranda – septiembre 2015

Esto lleva a preguntarse si lo que realmente ocurre es que la Real Sociedad no quiere comprar el estadio ‐lo cual sería un gravísimo error histórico‐ o si el problema radica en que el Ayuntamiento de Donostia no lo quiere vender. Y lo mismo que no alcanzo a comprender ninguna razón por la que la Real no quiera comprar el estadio, tampoco se me ocurre ningún motivo razonable para que el Ayuntamiento no quiera venderlo.(LA REFORMA DEL ESTADIO DE ANOETA: CERTEZAS Y DUDAS; febrero – 2015)

Acceso a EL ESTADIO DE ANOETA ¿DEBE SEGUIR SIENDO MUNICIPAL?

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?


La reforma del Estadio de Anoeta: certezas y dudas

Javier García Aranda – febrero 2015

“Desde ese cariño a lo blanquiazul está escrito en este blog todo lo relativo a la Real, incluidas las críticas que, además, nunca van dirigidas al “ser” de la Real Sociedad -entendido en su sentido más filosófico- sino al “devenir” de la entidad como consecuencia de actitudes, decisiones, acciones o, también, ausencias u omisiones de todos/as y cada uno/a de quienes nos sentimos parte de la Real (MI REAL SOCIEDAD; Javier García Aranda -2014).

No me resulta fácil posicionarme ante la reforma del Estadio de Anoeta, y menos cuando mi postura no es incondicionalmente favorable a la intervención. No me resulta fácil, porque me siento de la Real. Al menos tanto como los que llevan tiempo trabajando para que se lleve a cabo la reforma del estadio, desde el convencimiento de que en ese proyecto se juega una parte importante del futuro de la entidad.

En este asunto -como en otros- lo que a uno le queda es ser fiel a sus convicciones y a su forma de ver las cosas. Y, con cariño hacia la Real Sociedad y con respeto hacia las personas que han tomado o vayan a tomar las decisiones, discrepar en aquello en lo que uno tiene sus propias certezas y plantear algunas dudas razonables.

Todo ello desde la presunción de que aquí todo el mundo actúa con honradez. Pero también con la experiencia de que, en las Historias de Anoeta y, en particular, en lo referente al estadio, no siempre se ha acertado. Y en el desacierto no todo el mundo es inocente, porque quienes toman decisiones están obligados no sólo a ser honrados, sino también a conocer en profundidad aquello sobre lo que deciden.

Y eso implica tener datos contrastados suficientes como para establecer hipótesis razonables sobre las consecuencias que van a tener sus decisiones. Y, al menos en casos como en el que nos ocupa, con un presupuesto inicial cercano a los 50 millones de euros, esas hipótesis tienen que estar cuantificadas: no vale con intuiciones y buenas intenciones.

Además, en una Sociedad Anónima Deportiva con miles de pequeños accionistas como es la Real Sociedad, esas hipótesis deben ser públicas, para que, después, se pueda valorar el grado de acierto y, por tanto, poder juzgar si eran o no razonables. En verdad, ésta es la única forma en que puede actuar quien toma decisiones, si pretende hacerlo con honradez y transparencia. Aunque luego resulte que estaba equivocado.

Acceso a LA REFORMA DEL ESTADIO DE ANOETA: CERTEZAS Y DUDAS

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?


Las pistas de atletismo del estadio de Anoeta

Javier García Aranda – 2014

“…entre los fallos cometidos en Anoeta… hay algunos que podrían -y deberían- no haberse cometido por una sencilla razón: no hacía falta que pasaran veinte años para que se certificaran como errores, porque ya entonces había datos suficientes para saber que algunas de las decisiones tomadas eran erróneas” (Historias de Anoeta – 2014)

Uno de esos errores que nunca deberían haberse cometido es la construcción de las pistas de atletismo que circundan el campo de fútbol del estadio de Anoeta. Cuando se decidió hacerlo, se hicieron loas a la pseudovocación atlética de la instalación, cuando en realidad sólo se trataba de buscar una fórmula para financiar el proyecto. Ahora, pasados más de veinte años, para defender que hay que quitar las dichosas pistas se vienen utilizando de nuevo argumentos inconsistentes y aseveraciones genéricas y poco sustentadas en datos mínimamente elaborados y contrastados.

Acceso a ¿CAMPO DE FÚTBOL O ESTADIO CON PISTAS DE ATLETISMO?

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?


 

Anoeta 1990

Javier García Aranda – 2014

En el año 1990, el municipio de Donostia/San Sebastián era una de las zonas de Gipuzkoa con menor dotación de instalaciones deportivas públicas destinadas a la práctica de actividades físico-deportivas por la población en general. Y, además, el ayuntamiento no tenía un plan que previera las instalaciones deportivas que eran necesarias en la ciudad.

El entonces Director General de Deportes de la Diputación de Gipuzkoa, Juan Ignacio Gurrutxaga, ofreció al Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián que el equipo técnico del Servicio de Deportes de la institución foral elaborase un documento que contribuyera a aclarar el panorama de futuro de los equipamientos deportivos de la ciudad.

El resultado fue un voluminoso y poco conocido “DOCUMENTO RELATIVO A LA DEFINICIÓN DE NECESIDADES Y PLANIFICACIÓN DE EQUIPAMIENTOS DEPORTIVOS EN DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN”, del cual asumo la autoría intelectual y buena parte de su redacción (en particular, la relativa a Anoeta).

Uno de los apartados del documento está dedicado a la “Determinación de los puntos de desarrollo de equipamiento deportivo en Donostia-San Sebastián”, en el que se señalan los que en aquel momento eran considerados “espacios o elementos susceptibles de utilización deportiva ubicados en la ciudad”,  y se realiza una reflexión sobre cada uno de ellos. Obviamente el documento no podía dejar de ocuparse de “la importante actuación prevista en Anoeta”.

En diciembre de 1990, al finalizar la redacción del documento, gran parte de las decisiones políticas y económicas más relevantes sobre Anoeta ya estaban tomadas. Y alguna de las deportivas también, entre otras, que el estadio en que iba a jugar la Real tuviera pistas de atletismo o mantener el edificio del Palacio del Hielo “Txuri-urdin.

Estas decisiones deportivas eran definitivas y un informe técnico redactado por funcionarios no podía cuestionarlas públicamente. Algunos errores parecían no tener ya remedio, aunque quedaba la posibilidad de que, cuando menos, en las actuaciones que se iban a llevar a cabo se tuvieran en cuenta algunos criterios deportivos que, a mi juicio, eran elementales.

El texto ANOETA 1990 es el apartado que el referido documento dedica al complejo deportivo de Anoeta. Es el primer capítulo de las “Historias de Anoeta”. Habrá más.

Acceso a ANOETA 1990

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?