El blog de Javier García Aranda

MI DEPORTE

TABLA GARCI

Javier García Aranda – septiembre 2017

       Fausto Mancisidor, in memóriam

 A mediados de los años 70 todavía no había llegado a estos lares la  gimnasia con música -que luego se popularizó como aerobic– y faltaban algunos años más para que nos invadieran las inacabables variantes “californianas”. Mi lugar de machaque durante aquellos años era el Gimnasio Mancisidor. A cada rato, el maestro Fausto conminaba a los presentes a hacer una tabla de gimnasia que dirigía personalmente (sin música, por supuesto).

Pasados los años, tomando como referencia ejercicios de aquella tabla que estaban grabados en mi memoria y añadiendo otros, completé una serie de 25 ejercicios de gimnasia “clásica, que vengo realizando, desde hace décadas, como rutina de acondicionamiento general o como calentamiento para realizar ejercicios de musculación.

Para hacer los ejercicios sólo se necesitan una barra y unas mancuernas. La barra o pica puede ser de cualquier material (metal, madera, plástico) y medir entre 120 y 140 cm. Obviamente, el peso –entre 0,5 y 2,5 Kg.– debe adaptarse a la condición física de quien realice los ejercicios. Lo mismo ocurre con las mancuernas o pesas: cada gimnasta debe elegir el peso con el que mejor se maneje (como referencia, entre 0,5 y 3 Kg.).

En cualquier caso, doy fe de que, en caso de necesidad, es posible apañarse ¡con el palo de una fregona y un par de botellines de agua! Un buen recurso para una reconfortante tabla de gimnasia en el apartamento donde se pasan unas vacaciones urbanitas, después de una agotadora jornada de visitas turísticas. Si además se completa con los imprescindibles abdominales y unos cuantos estiramientos, uno se queda como nuevo. Palabra.

 

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?

Abdominales

Javier García Aranda – 2014

La diferencia fundamental entre un deportista y un “machaca” es que este último nunca se perdona los abdominales. Como corresponde a mi condición de deportista con voluntad y empeño, nunca he concebido una actividad deportiva que no incluyera los “abominables” de rigor.

Comencé haciendo casi todos los ejercicios que antes se enseñaban. Con el paso de los años y de las interminables series mi espalda se sentía más agredida cada día. En los años 80, un compañero de trabajo que también tenía algunos problemas en la espalda me recomendó el ABDOMINAL COURSE  SYNERGISM de la STANFORD UNIVERSITY (U.S.A.).

Desde entonces, salvo causas de fuerza mayor, no he dejado de ponerlo en práctica 4-5 veces por semana. Primeramente probé todos los ejercicios, luego descarté algunos, porque no siempre está disponible una barra para colgarse o una máquina para hacer “crujidos de tirón” (?). A mi me cuesta hacer el programa adaptado que practico algo más de los 6 minutos que dice la teoría.

No se si es la mejor manera de hacer abdominales, pero no he vuelto a probar ningún otro método. Lo que aseguro es que se trata de un método que ha dado varias veces la vuelta al mundo. Lo digo porque mi amigo Mariano Llanas Bernad, gran viajero por razón de su trabajo, lo lleva siempre consigo. Según confiesa, abdominales no hace muchos… ¡pero se siente reconfortado cuando incluye el programa en su maleta!

Acceso a ABDOMINAL COURSE SYNERGISM de la STANFORD UNIVERSITY (U.S.A.)

¿Quieres hacer algún comentario? – Iruzkinik egin nahi duzu?